viernes, 28 de diciembre de 2012

Navidad, Feliz Navidad

Nochebuena 16.00h.
Sentados a la mesa de la cocina están la madre de mi marido, su hija, su hijo pequeño y mi marido. Yo estoy haciendo café.
La hija pregunta:
-Mamá ¿qué cenamos esa noche?
-Pollo con patatas.

Silencio sepulcral.Cada uno sigue a sus cosas. Pasados un par de minutos.

-¿ Y no hay caldeirada de bacalao, como todos los años para la cena de nochebuena?- la hija-
- No, porque este año, como tengo que descongelar el arcón y hay mucho, pues voy sacando y hay pollo.
-¿ Ni vieiras, ni langostinos?- el hijo mediano que se incorpora a la escena.

Comienza una charla que va en aumento hasta convertirse en discusión sobre la crisis, lo que hay en el arcón congelador y que pollo con patatas tomamos durante todo el año. Mi marido se pira al ordenador, qué raro, yo me llevo mi cafetito al salón no sea que de rebote me toque hacer algo. Y el hijo pequeño pone fin a la discusión diciendo:

-Se cena lo que mamá diga y si alguien quiere otra cosa que lo cocine o lo compre. 

Pero la madre de mi marido no se queda conforme, por un lado sabe que es una cena cutre, por otro no tiene tiempo de hacer nada más, e intenta buscar soluciones desesperadas, todo con la lagrimilla en el ojo. 

A las 18.00h se echa a las calles a ver si encuentra algo abierto, a las 18.15h vuelve porque no tiene dinero, su hija le da 30€. 

Encuentra unas vieiras congeladas del Dia, lo único que había abierto, y por fin a las 19.00h, la santa señora empieza a preparar la cena. Nadie en esa casa movió un dedo para ayudarla, cuando a las 22.00h seguía metida en la cocina, le dí a los niños un piscolabis, porque ya veía yo que teníamos para rato. Por fin, a las 23.30h nos sentamos a cenar, unas vieiras al horno muy ricas (dos por persona), una fuente de embutidos que nos regaló el padre de mi cuñada-la maja, y un pollo con patatas para seis adultos y tres niños, vamos que por primera vez en mi vida, me he quedado con hambre en la cena de Nochebuena, y no sobró nada. 

Que no os de pena, tiene lo que se merece, y he estado algo ocupada últimamente, pero ya estoy devuelta y con muchas historias que contar, porque os juro, que desde que escribo el blog soy mucho más feliz cuando estoy en casa de la madre de mi marido. 




19 comentarios:

  1. Madre del amor hermoso...
    Sin palabras.
    Si es por la crisis que os diga que cada uno tenéis que llevar una cosa, que haga algún postre casero!!
    No sé, unas gulas, un poco de merluza, unos huevos fritos, un poco de paté!!! jajajaja

    Y eso de cenar tan tarde con 3 niños!? En fin..

    Muchísimos besos y espero que el resto de las Navidades vayan mejor

    ResponderEliminar
  2. oleeeee qué bien tenerte de vuelta :) (aunque eso signifique que todo sigue igual con la madre de tu marido...)
    lo de lanzarse a la desesperada a las tantas de la tarde a comprar lo que sea me parece una redención tardía y así le salió, claro. lo de esta señora es de traca... madre mía...

    ResponderEliminar
  3. Por favor, vuelve!!! Se que no te había comentado antes, pero me encanta leerte y cuando tengo que soportar escénitas se me hacen más llevaderas acordándome de ti!! Feliz año con o sin madredetumarido!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja! Se te echaba de menos! Con lo terapéutico que es para ti esto de escrbir y las risas que nos pegamos, nos tienes que contar muchas más cosas! :)
    Feliz Año!

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que hayas vuelto!
    Creo que cada post supera al anterior, siempre consigues sorprendernos. Lo que tenemosmquemaguantar las nueras...
    Un beso y a seguir!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué alegría leer que has actualizado!
    Si tú dices que tiene lo que se merece, es porque se lo merece. Mira que para enemiga de las suegras estoy yo, pero lo de que no tenga un duro y dé una cena tan pobre me da algo de tristeza.

    ResponderEliminar
  7. Te extrañamoooossss!!! me dio hambre de solo leerte :(

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Gracias por volver!!, yo no puedo decir ni "pío" de la madre de mi marido, además cuando cocina lo hace de maravilla.
    Pero me encanta leerte.
    Un besazo y ánimo con el resto de las Navidades.

    ResponderEliminar
  9. Ya me extrañaba a mí que no comentases nada de la cena de Nochebuena... La madre del churri se dedicó a limpiarnos las puertas el día de Navidad porque, según decía, las teníamos asquerositas. Hasta el momento no nos habíamos quedado pegados a ninguna... Jajaja. Un besote, guapa!!! (y escribe más, que a ti te sirve de catarsis y a nosotros de divertimento, jajaja).

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Por fin has vuelto!! Bienvenida, cada post es mejor que el anterior, genial lo de quedarse con hambre en Nochebuena. Por favor, no dejes de escribir, aunque yo no soy precisamente un ejemplo en eso
    mamisigloXXI

    ResponderEliminar
  11. Que bien que hayas vuelto!! En nochebuena, mi suegra puso la carne en la mesa desde el principio y cuándo nos la fuimos a comer después de tods los entremeses estaba congelada!!! Hacíamos cola en el microondas para calentar....

    ResponderEliminar
  12. feliz año y que comas más cosas que pollo con patatas.....:) es que ni tanto ni tan poco,qué mujer!
    Lo bueno es que tienes historias para contarnos...
    Besiños

    ResponderEliminar
  13. Bienvenida de nuevo! Ya tenía yo ganas de que nos siguieras contando anécdotas de tu señora suegra que me parto de risa con la forma en que narras las cosas (aunque debo reconocer que en esta ocasión me ha dado mucha penita la mujer...)
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Soy nuevo en el bloq pero pobre sra

    ResponderEliminar
  15. Hola! Me gustaría enviarte información relacionada con la maternidad; productos, consejos, actividades, gastronomía, etc. ¿Podrías facilitarme una dirección de correo electrónico? Puede ser interesante para tu blog. Saludos.

    Belén Mejías
    belen.mejias@allforone.es

    ResponderEliminar
  16. Creo que destilas una mala baba, un mal estilo y una falta de consideración que rayan lo repugnante, si con tanta hambre te quedaste haberte metido a la cocina con tu suegra a ayudarla a pelar patatas o a guisar pollo.
    Ni siquiera te conmueve que esta pobre mujer tuviera que pedir 30 euros a una de sus hijas para la cena de navidad….
    Todo lo que escribes no desvirtúa la figura de tu suegra, te devalúa y te denigra a ti como persona, como compañera de tu marido y como nuera….
    Cuánto odio debe acumular tu alma para abrir un blog con la única finalidad de menoscabar el respeto intrínseco que se debe a las personas por el mero hecho de serlo.
    Se puede bromear, se puede ser irónico, pero lo que tú haces es tan absurdo….tan vil y tan simplón….
    Me pregunto cómo se puede tener tan mal corazón para escribir algo así?

    ResponderEliminar
  17. Pues mira tú, que yo al post de hoy como que no le encuentro la gracia por ningún lado.
    A lo mejor es que no lo he entendido bien.
    A ver, vais allí todos de gorra, de gañote vamos, sin aportar manduca a la cena, y varias horas antes de la cena alguien pregunta por el menú.
    No unos días antes para ver que puede llevar o hacer cada uno, sino unas horitas antes.
    La mujer se agobia y sale a comprar, porque vale, será una arpía sin corazón, pero sale a comprar para callar bocas. Ningún descontento con el menú propuesto se ofrece a ir ¿no?
    La tienen que dar (o prestar supongo) dinero.
    Vuelve con la hora en el culo y nadie le echa una mano.

    ¿¿Dónde está la gracia??

    Sólo te digo que menudo ejemplarazo para los nietos. No esperaréis un comportamiento mejor hacia vosotros el día de mañana, imagino.

    ResponderEliminar
  18. Quien no tiene una suegra así no sabe lo que es,por lo tanto entiendo q responda de esa forma, quien no ha leído tus anteriores intentos de estar bien con ella tampoco debería opinar xq no conoce lo que tu has hecho por ella, y como ella te lo ha pagado, y quien no ha entendido que el tema del blog no es maldecir a esa señora, sino intentar tomarte con humor aquellas cosas que te sacan de quicio, y en vez de mandarla a tomar viendo y apartar la de tu vida lo que haces es ponerle buena cara y luego venir aquí a alegrarnos el día un poco a las demás... Esas personas mejor que no comenten. No les hagas ni caso.
    Yo te leo hace bastante, me encanta tu blog, he extrañado los meses que has estado sin comentar. Me alegra tu vuelta, porque todas tenemos alguien como la madre de tu marido cerca, y ver que tu puedes soportarlo y te lo tomas con buen humor me ayuda a intentarlo yo, me hace fuerte, pienso si ella puede yo también, así que gracias, por el blog, por contar, por ayudar. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. jajaja
    Yo la verdad es que nunca me quedo con hambre en casa de mi madre o de la madre de mi chico, son dos casas donde siempre hay mucha comida, somos todos de buen comer, pero lo de la madre de tu marido no tiene desperdicio!!!
    Feliz día!!

    ResponderEliminar