jueves, 28 de junio de 2012

Escasez de biberones en Galicia.


Hemos pasado San Juan en casa de la madre de mi marido, y antes de entrar en materia, os diré que la noche de las hogueras fue genial, que el mayor se lo pasó pipa, que nos ha hecho buen tiempo, hemos podido bañarnos en esas aguas cristalinas y deleitarnos, que hacia años que no me bañaba así, porque normalmente está helada.

Un día antes del viaje, me llama por teléfono y me da instrucciones para el viaje, que salgamos pronto, que paremos mucho, que echemos gasolina, lo normal y casi al despedirse añade: Ah, y tráete un biberón para la niña, que el que había aquí se le ha rajado la anilla, y total en casa tú tienes muchos.
Bueno, ahora tendremos uno menos, pienso, pero no pasa nada, se lleva el biberón a 600km si hace falta y sin protestar.
Yo hago maletas de ropa y mi marido de comida, prepara una neverita con merienda, agua, zumos, y como está él en la cocina, entro y le digo, mete también un biberón de la niña que lo ha pedido tu madre. Me mira raro, pero no dice nada.

La niña va a cumplir dos años, y el biberón lo toma de vez en cuando, hay veces que lo pide estando en la cama, otras está jugando y pide uno de agua y se lo lleva a la habitación. También bebe en vaso sin problemas.

Llegamos por la tarde noche, y todo felicidad, hasta que llega la hora de dormir y la niña pide un bibe de leche con nesquick desde la cama.
Mi marido pone cara de la hemos liado, y confiesa bajito, se me ha olvidado meter el biberón.
Bueno, tranquilidad, se lo llevamos en vaso y no hay problema. Y una leche, el vaso terminó derramado por encima de la cama del mayor, la pequeña gritando quiero mi bibe, lo normal a las 11 de la noche.

Al final no tomó leche, pero se durmió.

Día siguiente, nosotros hacemos la compra cuando vamos a casa de la madre de mi marido, ella dice que no sabe lo que nos gusta y que mejor vamos nosotros compramos para todos y lo pagamos nosotros. Estamos haciendo la lista de la compra y cuando digo apunta un biberón, la madre de mi marido dice, No, no lo compréis que he buscado entre las cosas de mi otra nieta (que tiene ahora 10 años) y he encontrado uno. Prefiero no pensar y digo, vale, no compramos biberón.

Esa noche cuando la pequeña pide el biberón, la madre de mi marido lo prepara y se lo lleva a la niña, que lo coge, se lo mete en la boca y dice alto y claro: NO SALE.
La madre de mi marido le dice, sí, toma, mira que rico, y la niña NO SALE, NO SALE, y así hasta el infinito. Como la cosa va a más, encendemos la luz, miramos el biberón y no os lo vais a creer, era un biberón de juguete, no tenía agujero en la supuesta tetina, que no era tal. Otra media hora de lloros, la niña sin biberón y yo pensando, ¿tan difícil le resulta ir al supermercado y comprar un biberón cuando ve que el otro (que había llevado yo también) se rompe? ¿por qué busca entre cosas de hace 10 años para no comprar un biberón?

El día siguiente a las 9.25 estaba servidora esperando en la puerta del supermercado, (abren a las 9.30) no fuera a ser que el problema viniese de la escasez de biberones en Galicia, pero no, había, varios modelos y varios precios. Y esa noche, la tercera, por fin la niña tomó leche en el biberón.

27 comentarios:

  1. Y no le pegaste con el biberon?? xq mira que hay que tener paciencia con la madre de tu churri...
    Y digo yo...porque no compra ella?? que morro XD
    una santa es lo que eres!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Vaya personaja! jaja. Que digo yo, que por comprar un biberón, no va a perder toda su fortuna no? Y ya, invitaros a su casa, y tener que ir vosotros a hacer la compra... sin comentarios!!
    Yo también le hubiera hecho comerse el biberón de juguete, jajaj.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que te leo me quedo más alucinada con esta señora, no se si es por rácana, por perezosa o solo por tocar los güe... Menos mal que Galicia pilla lejos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. jajjajaja
    que buena!!!!eso si, la madre de tu marido, para darle de comer aparte!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pobre niña con el biberon de juguete... la cara de tu suegra sería un poema...

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja por favor... qué gracioso! aunque imagino estar en ese momento con la nena llorando por su biberón y seguro tenías ganas de clavarla en el suelo con un martillo...

    ResponderEliminar
  7. Pero como no puede diferenciar un biberón de juguete de uno de verdad??? Yo creo que me pasa a mi (y por poca vista y por racana) no aparezco más por su casa en una buena temporada...

    ResponderEliminar
  8. Dios mío!! si es que me pongo de los nervios solo de leerlo. Es en esos casos cuando una deja de esperar por los demás y se carga de mil cosas que hacer y no delegas porque haciendo una las cosas termina antes...
    Paciencia, aunque veo que lo llevas muy bien... ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. conchale Yaneth tienes completamente la razón... después dicen que es que tu no te dejas ayudar, es que a ti te encanta cargarte de trabajo, es que tu eres neurótica, etc, etc... Según esto es un problema de una que es muy exigente!, no de que los demás no sean capaces de llevar la carta a García como dicen por allí.
      Saludos

      Eliminar
  9. Menos mal que tienes el blog... anda hija que te tengo en el alma, es que con la edad que tiene tu nena, incluso un bibe de los chinos hervido... pero bibe, al fin. Pobrecitos niños, que recuerdo van a tener de su abuela... y lo peor es que no creo que ella sea consciente de sus actos, pensará que es natural.
    Besoss..

    ResponderEliminar
  10. Joeeeer! Santa paciencia es lo que tú tienes, eh?...Mira que darle un bibe de juguete, tiene mucha tela. ¿¿Qué cara puso al darse cuenta??
    En fin, muchos ánimos, que me imagino que los necesitas ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Jajaja.. perdona que me ria, pero no he podido evitarlo.. pensando en la cara que se os quedaria al ver el bibe de juguete!!
    Yo tambien habria ido a hacer cola al super jajaja.

    ResponderEliminar
  12. Me parto! NO SALE!!! jajajaja
    Tremenda tu suegra! La mía también es de reciclar in extremis pero.... no tanto!

    ResponderEliminar
  13. Pero...el de juguete se abría para poder rellenarlo?...qué fuerte!!, pobre pequeña, pensaría que le tomabais el pelo..
    Ahora habrá comprado 3 ó 4 por si acaso, no?:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. chispuncita, conociendo a esa señora incapaz de comprar siquiera uno imposible que compre 3 ó 4...
      jejeje pichirre como dicen por aquí en Vzla

      Eliminar
  14. ja ja ja, por favor es que me parto!!!! Que sepas que tienes un club de fans en mi trabajo y en mi familia!

    ResponderEliminar
  15. Muyyyyyyy fuerte, la pobre niña la debe odiar, no se que es peor si lo del bibe o lo de las bragas de esparto, digo de ganchillo......jajaja

    ResponderEliminar
  16. Madre mía...yo flipo con la madre de tu marido!! Espero que si algún día tenemos hijos la mía sea más razonable..Ah, el post, buenísimo, me he reído a más no poder!!
    Bss
    http://bauldeunaarquitecta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. Estupendo post, guapa. Si no fuera porque la niña lo pasó mal... Te felicito por la paciencia y por convertir tu cruz en algo tan divertido
    mamisigloxxi

    ResponderEliminar
  18. Aquí creo que el peor es tu marido... cómo se le ocurre olvidar el biberón si tu misma le dijiste, hasta puso cara de extraño, le comentaste que su mamá lo pidió expresamente, sabiendo él como es su mamá aún se pone relajado a tentar la suerte... Quien debió haber salido a comprar el bibe y no a las 9 25 am sino la noche anterior cuando vieron que era de juguete debió haber sido él... Ta pero pasao!
    Mi marido empieza a quererte... cada vez que le cuento alguna de tus anécdotas siempre realza que su mami no es así y yo en realidad le agarro algo de cariño porque después de todo... las hay peores jejeje
    Saludos :-D y ya estaba extrañandote!

    ResponderEliminar
  19. Me acabo de leer el blog entero, con cara de desconcierto y mandíbula desencajada... no me puedo creer que la madre de tu marido pueda ser tan, tan... ¿bruja?... te tienes el cielo ganado por aguantarla estoicamente.. sigue contando anécdotas en el blog, que ya mismo da para escribir el guión de una comedia... ¿a quién ves tú en el papel de la madre de tu marido? ;-)

    ResponderEliminar
  20. jajajjajaajaj TU sobrina de 10 años cuando chiqui tuvo que pasar muuuucha hambre en casa de la abuela...

    ResponderEliminar
  21. Jajaja. Qué fuerte... Lo que me pregunto yo es ¿cómo pudo romperse el que habías llevado tú antes, si no se ha usado? Es todo muy raro... Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alter, te explico, el biberón que había antes sí se había utilizado, desde que la niña empezó a tomar biberón, hará un año y medio estaba allí y se usa cuando vamos, en verano, Navidad, algún puente, Semana Santa, y se había rajado la pieza que une tetina y biberón, y se salía el líquido.
      Me paso a leerte que he tenido la lectura de blogs un poco abandonada.
      Buen día.

      Eliminar
  22. que fuerte!!! la madre de tu marido es una bruja con escoba no te digo más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno sí que leñe te digo más que lo del biberón es muy fuerte pero má fuerte me parece que vayais a su casa y os haga comprar para todos.

      Eliminar